Nota Revista Contexto:

Sábado 20 de Marzo de 2010 16:03:58 |

El 19 de septiembre pasado se convirtió en una fecha especial para quienes practican parapente en nuestra provincia. Ese día, la actividad concretó un objetivo largamente deseado. En el marco del Open Tucumano y ayudados por excelentes condiciones climáticas, cuatro pilotos volaron más de 100 kilómetros sobre territorio provincial. Uno de ellos, Adrián Acosta, estableció un récord de distancia, al sumar 123 kilómetros a lo largo del piedemonte; finalmente descendió a pocos kilómetros de la sureña ciudad de La Cocha.
El desafío que se propusieron concretar quienes arribaron a la pista de vuelos de Loma Bola era bastante más sencillo que el que finalmente se logró. La idea era llegar a Concepción, casi 63 kilómetros en línea recta desde el lanzamiento ubicado en el cerro San Javier.
Ya en el aire, una docena de pilotos se encontraron con que el buen clima y los vientos del noreste invitaban a ampliar la apuesta. Así, decidieron batir un récord  general y también sus propias marcas.
El primero en llegar a «La Perla del Sur» fue Ariel  Fara, en dos horas y 4 minutos. Fara pasó por el Aero Club a más de 2.000 metros de altura. Fue en esas circunstancias en que decidió buscar mejorar el récord tucumano de 92  kilómetros, que estaba en su poder desde 2007 (aquella vez aterrizó en Río Chico).
Fara, acompañado de cerca por Acosta y por Eduardo Deheza avanzaron decididos y así lograron llegar hasta la «Loma del Pila», lugar que realmente existe y queda 16 kilómetros al sur de La  Cocha, a sólo siete kilómetros del límite con el territorio catamarqueño.
Y aunque fue Acosta quien cubrió la mayor distancia, sus compañeros aterrizaron muy cerca de él: Fara hizo 121 kilómetros y Deheza, 115. El otro parapentista que superó la barrera de los 100 kilómetros fue Federico Carona, con 100,5. Pero también se destacaron Pablo Haro (97), Orlando López (95), Aldo Isgut (92) y Jorge Baleani (72). Todos rompieron sus marcas personales.
La alegría de todos los competidores fue muy grande. Casi tanta como la que sintió Horacio Herrera, piloto  de Concepción, que logró llegar a su ciudad volando y lo festejó con euforia. Quedó muy cerca de lograr esa meta otro piloto novato de «La Perla», Antonio Nicolás Gutiérrez («Pepillo»), que aterrizó en las márgenes del río Gastona.
La satisfacción por el espectacular vuelo realizado motivó a los pilotos a intentar concretar un próximo objetivo: cruzar los límites de la provincia volando.  /lagaceta.com